Más cerca del individuo

Si en los años setenta todavía era posible hablar de un ciudadano promedio, y por tanto, producir grandes cantidades orientadas hacia ese abstracto personaje estándar, la revolución digital ahora permite diseñar para nichos cada vez menores.