Cómo ver con otros ojos y diseñar de otra forma

Admiración y también extrañeza suelen producirnos a los occidentales los jardines japoneses tradicionales. Con los mismos elementos intervenidos por el hombre de nuestros jardines -las especies vegetales, los áridos, el sustrato y el agua-, los principios de la estética zen que se aplican al arte nipón de imitación idealizada y conceptual de la naturaleza logran generar un resultado literalmente de otro mundo. Recorrí el centro de Japón en noviembre de 2012, cuando los koyo (colores del otoño) del gingko, el alerce, los diversos tipos de arce y otros árboles de hoja caduca brillan de color rojo, naranja y amarillo. Los paseos, rincones y pabellones de té de los jardines, parques y bosques de Hiroshima, Kioto, Nara y Tokio ofrecen excelentes oportunidades fotográficas para observar algunos de los principios estéticos que se relacionan más íntimamente con el diseño. Aquí presento apenas siete, un número auspicioso en la cultura japonesa. No solo son valiosos para intentar acercarse y apreciar el alma de la cultura de esa nación del extremo nororiental de Asia, sino que pueden enseñarnos a ver nuestro propio diseño con nuevos ojos.

 

  • Año de publicación: 2013
  • Idioma disponible: español
  • Fuente: Revista Diseña, no. 6 (2013): 178-187
  • Autor(es):
Descargar publicación