En 1972, con ocasión del Congreso mundial de la UNCTAD III se inauguró en Santiago de Chile un edificio que albergó en su interior obras de destacados artistas nacionales, entre ellas Roser Bru, quien trabajo para la ocasión 4 piezas textiles. Luego del golpe de estado de 1973, las piezas permanecieron desaparecidas junto a decenas de obras de otros artistas. 30 años después un coleccionista de arte chileno accede a una bolsa con pedazos de textiles que resultan ser parte de la obra textil de la artista. Esta investigación abarca tanto el registro del trabajo de conservación preventiva de estas obras como la contextualización histórica que permite entender el valor de estas piezas para el patrimonio plástico chileno.

Responsable: Paola Moreno (DNO UC)

Coinvestigadores: Ana María Rojas (Escuela de Artes Aplicadas Artes y Oficios y Comité Nacional de Conservación Textil)

Financiado por: Financiamiento Particular

Años: 2014-2015